03 diciembre 2012

La historia que será: 0

Sentenció el título con un sencillo número y esperó paciente a que la inspiración hiciera acto de presencia. Siempre le habían dicho que ésta aparecía cuando menos se la esperaba, así que se sentó y se dispuso a pasar el tiempo viendo parpadear el cursor en la pantalla del ordenador. Esperaba que no tardara mucho en llegar. A los diez minutos su mente ya viajaba solitaria por lugares que nunca llegó a pisar.

Volvió en sí y se percató del tiempo pasado. No le llegaba la inspiración o, tal vez, no había sabido reconocerla al verla pasar por delante de sus ojos…

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sigue las historias vía e-mail

 
© Copyright 2035 La Historia que será
Theme by Yusuf Fikri