18 mayo 2008

Nuestra niñera

Anochece. El sol se pone y su brillo se apaga lentamente. La Luna, perezosa, despierta en la noche. Es un sol apagado, una luz velada. Tenue hilo de realidad que nos atrapa en su mundo de sueños y fantasias.

Todas las noches nos mira desde lo alto del estrellado cielo. Nos juzga mientras nos envuelve en su velo. Apacigua nuestros ánimos y despierta nuestra vena poética.

¡Cuantos han recitado versos a su luz! ¡Cuantos declarado su amor bajo su atenta mirada!

La Luna. Ese misterioso disco blanco que preside nuestros sueños. Esa bombilla encendida que todas las noches nos deja el Sol, cual si de niños pequeños se tratara, para que nos vigile y nos cuide.

Nuestra niñera.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Sigue las historias vía e-mail

 
© Copyright 2035 La Historia que será
Theme by Yusuf Fikri